7 consejos para disfrutar de tu propia compañía

¿Cuándo fue la última vez que realmente disfrutaste de un momento a solas?

Difícil de recordar, ¿verdad? Y es que vivimos en un mundo tan conectado, que la simple idea de pasar un instante en nuestra propia compañía, es suficiente para comenzar a sentir incomodidad, ansiedad y preocupación por estar tan “aisladas” de lo que sucede en el exterior… pero, ¿qué harías si te dijera que esto no tiene por qué convertirse en una historia de terror?

Contrario a lo que a veces imaginamos, destinar un tiempo de nuestro día para estar con nosotras mismas, puede ser una de las mejores actividades a nuestro alcance. Piénsalo de esta forma, si queremos establecer relaciones sanas y satisfactorias con las personas que nos rodean, primero debemos conocer quiénes somos, y eso sólo podremos lograrlo si estamos dispuestas a observarnos sin juicios, escuchar nuestras necesidades y reflexionar en nuestras metas.

Pasar un tiempo a solas no sólo te servirá para entender tu vida desde una perspectiva diferente, sino que también te ayudará a “refrescar tu mente”, reduciendo así tus niveles de estrés, estimulando tu creatividad y fortaleciendo tu autoestima. Como ves, se trata simplemente de crear un espacio en tu rutina donde puedas descansar, recuperar fuerzas y que, al final, te permita estar frente a frente con la persona más importante en tu vida… tú.

Hoy tenemos para ti 7 consejos que te servirán para comenzar a disfrutar de tu propia compañía. Avanza a tu propio ritmo y sé flexible con tu experiencia, recuerda que el cambio no sucede de la noche a la mañana.

1. ¡Adiós distracciones!

Es momento de silenciar tu teléfono celular y cerrar tu correo electrónico; concentra toda tu energía en el momento presente y disfruta del espacio que estás dedicando a ti misma. Pasar tiempo a solas, es también una forma de autocuidado, y pronto comenzarás a experimentar la sensación de tranquilidad y armonía que te genera la experiencia.

2. Libera tu mente y encuentra un momento de gratitud.

¿Cuántas veces al día te detienes a admirar y agradecer todo lo bueno que encuentras a tu alrededor? Pues ahora tienes frente a ti una oportunidad perfecta para comenzar con este gran hábito. Deja a un lado las preocupaciones del trabajo, los deberes de la escuela y los compromisos con tus seres queridos; date un respiro y anímate a encontrar todos los tesoros ocultos en tu día a día.

3. Desarrolla una nueva habilidad.

Reflexiona un instante y haz una lista con todas las actividades que siempre quisiste hacer, pero nunca tenías tiempo de llevar a cabo:  ya sea aprender un nuevo idioma, leer aquel libro que tanto te llama la atención, practicar algún deporte, meditar o cocinar tu platillo favorito; las posibilidades son infinitas y están al alcance de tu mano.

4. Hecha a volar tu creatividad…

Disfrutar de tu propia compañía, te invita a ser creativo y dejar salir todas esas ideas que después podrás transformar en realidades. Pasar un tiempo a solas, te ayudará a estimular tu imaginación y desarrollar tu pensamiento creativo, encontrando soluciones innovadoras a esos problemas en donde antes sólo parecías encontrar callejones sin salida.

5. Escucha tu voz interior.

Utiliza este tiempo para conectar de nuevo con tu esencia, desarrollar tus fortalezas y nutrir tu autoestima. A medida que trabajas en tus pensamientos y estos se vuelven más positivos, recuperarás el control de tus emociones y podrás establecer relaciones más estables y saludables con tus compañeros de trabajo, seres queridos y tú misma.

6. Date permiso para decir NO.

Imagina que tu grupo de amigos te invita a cenar hoy por la noche, pero tú has tenido una semana muy atareada y lo único que deseas es recostarte en tu cama a ver el nuevo capítulo de tu serie favorita… ¿qué hacer en esta situación? Pon atención a tus necesidades y sé clara con tus decisiones; al establecer límites y decir “no” a algún compromiso externo: NO le estarás fallando a alguien, NO serás una mala amiga y NO estarás haciendo algo malo. Estarás siendo leal a ti misma y eso se terminará reflejando en tu salud y estado de ánimo.

7. Aléjate de los extremos.

Así como acabamos de identificar todos los beneficios que nos brinda estar en nuestra propia compañía, también es importante recordar que eso no nos obliga a estar solos cuando lo que realmente queremos es pasar tiempo con alguien. El equilibrio es parte importante de nuestro crecimiento personal, y no hay mejor forma de desarrollar esta habilidad que identificando los momentos en que te apetece estar sola y en los que deseas compartir tu espacio y tiempo con alguien más.

Como ves, pasar tiempo a solas te ayudará a desarrollar la confianza y fortaleza que tanto buscabas en ti misma, y esperamos que estos consejos te acompañen en este camino de autoconocimiento, libertad y autonomía que estás comenzando a poner en práctica.

¿Te gustó este artículo? 

Te invitamos a compartirlo.